miércoles, 2 de marzo de 2011

DIKSHA, BENDICION DE UNIDAD...UN CAMINO HACIA LA FELICIDAD.

 
 

Enviado por Gonzonet a través de Google Reader:

 
 

vía Todas las publicaciones - REDES DE PAZ de maria elena aroza el 2/03/11

"Da un paso hacia Dios y Dios dará cien pasos hacia ti".

La Bendición de Unidad es un modo en el que lo divino puede dar cien pasos hacia nosotros. La Bendición afecta al cerebro de tal manera, que nosotros podemos ser tocados por la gracia. Nos pone
en contacto con la bendición, con la fuente de todo lo que hemos anhelado por
siempre. Es un regalo.

La Bendición de Unidad parece ser transferida de una persona a otra, pero –de acuerdo a Bhagavan- es sólo la apariencia de ello. "Diksha es el fenómeno por el cual lo divino llega al hombre", dice él. Posee una tremenda
focalización e intención. Tiene dirección e inteligencia divina. Es la fuerza
de lo divino, despertando a la humanidad a todo su potencial.

La Bendición puede llegar a la persona de diferentes maneras: la más común es a través del tacto, conocida en India como sparsha deeksha. El
otorgador ubica sus manos sobre la cabeza del receptor durante uno o dos
minutos. También puede ser dada a través de los ojos, lo que es llamado nayana deeksha. Aquí, el otorgador mira
dentro de los ojos del receptor durante algunos minutos. Finalmente, la
Bendición puede ser dada a través de la intención, llamada normal"">smarana deeksha. En este caso, el otorgador mantiene al receptor en
su conciencia durante algunos minutos y permite que la Bendición sea dada. De
esta manera, la Bendición puede ser otorgada aún a distancia.

La Bendición de Unidad puede ser experimentada de diferentes formas. Algunas personas han tenido experiencias extremadamente placenteras. Otras no, ya que se liberan sentimientos difíciles
de experimentar y que han estado atorados dentro del cuerpo. Una cosa
interesante, es que a pesar que muchas personas experimentaron la Bendición de
esta manera, ellas reconocen que es una experiencia positiva. Es como si se
tomara un remedio homeopático: puede hacernos sentir mal un rato y provocar una
crisis en la salud, pero alguna intuición más profunda dentro nuestro sabe que
la Bendición de Unidad nos conduce en la dirección de la sanación.

Para otras personas puede llevar días, semanas o incluso meses percibir que un cambio se ha producido gradualmente en ellos. Sin embargo, la naturaleza subjetiva de nuestra
experiencia es -en última instancia- poco importante, porque los cambios que la
Bendición produce en el cerebro suceden de todos modos, sin importar cómo la
experimentemos.

Tres factores contribuyen al porqué sentimos de una determinada manera: 1) El receptor: depende de lo receptivo que uno sea, cuáles son nuestras creencias y cuáles son nuestros
condicionamientos. A pesar de eso, se han visto personas durmiendo durante un
taller y que aún así se han iluminado; personas que podrían ser llamadas
inmorales o que se podría pensar que no son el tipo correcto de gente para
recibir Diksha; sin embargo, al final son las personas más transformadas; 2) El
otorgador; 3) Lo divino mismo, que es la fuente última de todo esto. Sucede lo
que lo divino decide.

 
 

Cosas que puedes hacer desde aquí: